Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Martes, 23 de septiembre de 2014
  • Actualizado a las 15:23

29 de septiembre de 2010

Afectó a 500.000 clientes poseedores de libretas de ahorro a la vista

Justicia condena al BancoEstado a millonaria devolución de dinero por infracción a la Ley del Consumidor

El juicio se inició a raíz de la decisión del Banco, en diciembre del año 2002, durante la administración de Jaime Estévez, de que a contar del primero de enero del año siguiente (2003) se cobraría una comisión por la mantención de las cuentas de ahorro a la vista (aquellas que no devengan reajustes ni intereses). Estas comisiones fueron consideradas ilegales por Conadecus, toda vez que no fueron previamente acordadas entre el banco y sus clientes.

El Décimo Cuarto Juzgado civil de Santiago condenó, en primera instancia, al BancoEstado a indemnizar a más de 500.000 clientes poseedores de libretas de ahorro a la vista, afectados por un cobro indebido de comisiones que se arrastra desde el año 2003. La demanda fue presentada el año 2004 por la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios, Conadecus.

El juicio se inició a raíz de la decisión del Banco, en diciembre del año 2002, durante la administración de Jaime Estévez, de que a contar del primero de enero del año siguiente (2003) se cobraría una comisión por la mantención de las cuentas de ahorro  a la vista (aquellas que no devengan reajustes ni intereses). Estas comisiones fueron consideradas ilegales por Conadecus, toda vez que no fueron previamente acordadas entre el banco y sus clientes.

Tal medida, que afectó en su mayoría a ahorrantes de bajos recursos, entre ellos muchos pensionados, dueñas de casa y estudiantes, se aplicó descontando directamente las cantidades de los saldos en las libretas, y motivó el cierre de unas cuatrocientas mil cuentas, cuyo saldo quedó en cero.

El juicio se arrastra por varios años debido a que el banco -que consideró ajustada a la ley su actuación- se opuso en todas las instancias a la calificación de admisibilidad con que se inician los  juicios por Ley del Consumidor, en los cuales esté comprometido el interés colectivo de los consumidores.

Durante el proceso, hecho que está recogido en los considerandos de la sentencia, el peritaje ordenado por el tribunal estableció que el número de libretas afectadas alcanza a las 570.714, a contar del 7 de abril de 2003, fecha en que se empezó a aplicar la medida.

La sentencia declara ilegal los cobros de comisión y ordena al BancoEstado a cesarlos y a restituir a los titulares de las cuentas afectadas todos los dineros descontados, además de condenarlo al pago de las costas del juicio.

El cálculo de la suma a pagar, que no es fácil de hacer y que se encuentra aún pendiente, alcanzaría a una suma multimillonaria, la cual afectará directamente los resultados del ejercicio del presente año del banco, pues, aunque la institución financiera puede apelar de la sentencia ante la Corte de Apelaciones de Santiago, debe desde ya provisionar suficientemente (apartar de su gestión financiera corriente esa cantidad) previendo un eventual resultado final negativo en el pleito.

Según Conadecus, a unos 400.000 afectados les fueron cerradas sus cuentas al quedar sus saldos en cero, y es difícil saber de cuánto dinero se trata. A los cien mil restantes, que decidieron mantener sus libretas de ahorro a la vista pese al cobro, Conadecus calcula que se les descontó, en promedio, unos 25 mil pesos en total.

Finalmente, la entidad destacó que entre las situaciones que producen mayor desazón en este largo proceso, está el hecho de que los afectados pertenecen en su mayoría a la gente más modesta del país, para quienes sus libretas en el BancoEstado representaban la única oportunidad de tener presencia, aunque pequeña, en el sistema financiero.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.