“Alan, no lloriquees tanto”, dura columna de Joaquín Fernandois sobre el Presidente peruano - El Mostrador