El «escudo» con que Escalona deja el poder (formal) en el PS - El Mostrador