A bielsa le gusta la tontera, pero nunca tanto - El Mostrador