Gurú del software libre demoniza a los programas pagados - El Mostrador