El día que ME-O dejó el despelote en Twitter - El Mostrador