Fernando González apretó el acelerador en el momento preciso para avanzar en Melbourne - El Mostrador