Fernando González tuvo que dejar todo en la cancha para seguir con vida en Melbourne - El Mostrador