Capital del Biobío pasó la noche bajo toque de queda para frenar masivos saqueos al comercio - El Mostrador