La “réplica”, los nervios, la piocha y el escaso protocolo que deslucieron el cambio de mando - El Mostrador