Piñera, Lan y las promesas - El Mostrador