“La empresa del Presidente”, columna de Eugenio Tironi - El Mostrador