El recorte español está a la altura de los más drásticos de Europa - El Mostrador