Yo sí sentí la dictadura (y también a Miguel Otero) - El Mostrador