Carlos Larraín: “Allamand y Espina querían convertir el partido en un campo de batalla permanente” - El Mostrador