Francia dice adiós por la puerta de atrás - El Mostrador