Hinzpeter, los intelectuales y Varas - El Mostrador