“Al Gore es un caniche enloquecido de sexo” - El Mostrador