Alemania-España, contra la vulgaridad - El Mostrador