Editorial: Sarkozy, a la baja - El Mostrador