Saqueadores post terremoto II: La horda que nunca llegó a las casas - El Mostrador