Argentina y Venezuela, las ovejas negras de la región - El Mostrador