Love tragedy (columna de Gonzalo Rojas) - El Mostrador