Si es chileno, ¿es bueno?, columna de Carlos Peña - El Mostrador