Chávez, hasta en la sopa - El Mostrador