¿Por qué no le vendieron su “cuarto de libra” a Sebastián? - El Mostrador