Una nueva y multitudinaria jornada de protesta contra la reforma de las pensiones comienza a acorralar a Sarkozy - El Mostrador