Muerte de un niño, columna de Carlos Peña - El Mostrador