“Lo más difícil fue revivir las torturas” - El Mostrador