Favelas en Río de Janeiro: El silencio tras la batalla - El Mostrador