“Sabio” del gobierno alemán: La crisis del euro no es más que una ficción - El Mostrador