Frei, un perdedor con cara de perdedor - El Mostrador