La indignación inquieta a la izquierda - El Mostrador