Strauss-Kahn buscó la compañía de dos empleadas del hotel antes de la agresión - El Mostrador