Peor imposible: poca berma, humo y niebla - El Mostrador