¿Se romperá la UE? En una palabra: no - El Mostrador