¿Qué hacía un oso de peluche en el cambio de mando de la FECh? - El Mostrador