Cristina, con una pequeña ayuda de sus enemigos - El Mostrador