El primer año sin Chávez deja una herencia de fragmentación y pesimismo - El Mostrador