Violencia y caos alcanzan a la turística Copacabana - El Mostrador