Carlos Larraín, palabras al cierre - El Mostrador