miércoles, 15 de agosto de 2018 Actualizado a las 08:06

Al fuerte rechazo de Alemania

Difícil panorama enfrenta EU para un ataque unilateral contra Irak

por 9 febrero, 2003

Ante este escenario el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, amplió sus contactos incluso hacia el régimen islámico de Irán, país con el que no mantiene relaciones. Estos acercamientos se vendrían produciendo desde enero pasado en el marco de una reunión secreta entre diplomáticos estadounidenses y representantes iraníes, en algún lugar de Europa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un complicado panorama se cierne sobre Estados Unidos que insiste en buscar aliados para un eventual ataque unilateral a Irak. En medio del escándalo generado luego que Londres admitiera que el documento atribuido a los servicios secretos británicos -citado por el secretario de Estado estadounidense Colin Powell el pasado miércoles ante la ONU- se basó en informes académicos algunos de ellos bastante antiguos, el escenario es cada vez menos claro para las ambiciones de Washington.



Ante este escenario el presidente de Estados Unidos, George W. Bush , ha ampliado sus contactos diplomáticos incluso hacia el régimen islámico de Irán, país con el que no mantiene relaciones. Estos acercamientos se vendrían produciendo desde enero pasado en el marco de una reunión secreta entre diplomáticos estadounidenses y representantes iraníes, en algún lugar de Europa.



En la ocasión, Washington le habría advertido a Irán que se mantenga al margen del conflicto, pero a la vez le habría solicitado cooperación para posibles operaciones de rescate y búsqueda de pilotos estadounidenses, en caso de guerra. Junto con ello pidió al régimen islámico un compromiso en torno a que no recibirá en su territorio a eventuales refugiados iraquíes que más adelante pudieran significar un peligro para un nuevo gobierno, apoyado por la Casa Blanca. Sin embargo, todo indica que Irán no ha respondido a Estados Unidos, aunque no necesariamente se negará a las peticiones formuladas por cuanto, como se sabe, Irak no cuenta con las simpatías de su vecino.



Por su parte, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, aprovechando la instancia de la Conferencia de Seguridad de Munich, que se realiza durante el fin de semana, instó nuevamente a sus aliados europeos a apoyar a Washington.



Alemania no cede



Pese a estos permanentes llamamientos, Alemania persiste en oponerse a un ataque unilateral e insiste en que se prolongue el plazo a las delegaciones que investigan en terreno la posible existencia del programa de armas de destrucción masiva de Irak.



Más aún, ahora cuenta además con el respaldo del Vaticano en su cruzada. La Iglesia entró a la polémica, sumándose a Alemania y rechazando de plano un nuevo conflicto con Irak, por lo que el Papa Juan Pablo II se comprometió a hacer todos los esfuerzos necesarios para evitar una guerra. La posición del Vaticano se hizo pública luego que el Sumo Pontífice se reuniera con el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Joshka Fischer.



Tan cuidadosa esta siendo Alemania para evitar el conflicto, que pese a todos los esfuerzos parece inminente, que incluso estudia concienzudamente la petición de Turquía -a la OTAN- de apoyo logístico para hacer frente a una eventual amenaza iraquí, en caso de guerra. Posición secundada por Francia con el que Alemania estaría dando forma a un plan de desarme para Irak. Aunque el ministro de Defensa alemán, Peter Struck, señaló que el lunes podría haber una resolución en tal sentido, no quiso adelantar la posición que asumirá su país ante la solicitud.



La dura posición de Alemania frente al conflicto ha generado una crisis bilateral importante con Estados Unidos, la que se trató de resolver en una reunión entre Struck y Rumsfeld, aprovechando la instancia de la Conferencia de Seguridad de Munich. No obstante, según los propios titulares de Defensa, el encuentro no redundó en importantes coincidencias.



Mientras Struck no pareció dar pié atrás en la posición de su país, su homólogo estadounidense le manifestó su indignación ante la sola posibilidad que Alemania se oponga a que la OTAN apoye logísticamente a Turquía, arguyendo que ésta es la única nación islámica " moderada" y con frontera con Irak y que siendo un país amigo debe contar con el respaldo del organismo Atlántico. Consideraciones que no parecen haber surtido un efecto significativo en Struck, por cuanto se teme que la eventual necesidad de Turquía sea ardid para involucrar a la OTAN en el conflicto.



Pero Rumsfeld fue aún más duro en sus planteamientos frente a quienes se opone a la guerra, acusándolos de poner en peligro la paz, pues la inseguridad de enfrentar un conflicto bélico se debe contrastar con el peligro de no hacerlo, mientras con esta actitud se permite que Irak continúe creando instrumentos de destrucción masiva.



Para el secretario de Defensa de EU las pruebas contra el régimen de Bagdad son tan evidentes que parece imposible que en la mente de personas "razonables" siga habiendo dudas respecto de la oportunidad de reprimir a Irak para detener sus ansias armamentistas y sus relaciones con el terrorismo.



No obstante la dureza de las palabras del secretario de Defensa estadounidense, el ministro alemán de Asuntos Exteriores insistió en que no está convencido, a pesar de los argumentos de Washington. Particularmente, porque ambos países sustentas sus posiciones en un análisis distinto ante las eventuales consecuencias de una guerra contra Irak



Si para el senador estadounidense John McCain -otro de los expositores en la conferencia-, cuando los iraquíes se liberen del sistema que los tortura, otros pueblos de la zona podrían reclamar la democracia. Para Fischer el proceso podría ser diferente y en vez de generar un proceso democrático el conflicto podría provocar un auge del islamismo, con lo que se pondría en riesgo la estabilidad regional y, por qué no decirlo, la seguridad del propio Israel en la zona.



Por otra parte y en paralelo a la realización de la Conferencia de Seguridad, miles de personas se concentraron en Munich para protestar en contra de una guerra con Irak. La manifestación, que se efectuó pese a las nevadas y bajas temperaturas, fue convocada por iglesias, partidos, sindicatos y diferentes grupos de izquierda, lo que demuestra que la opinión pública alemana comparte la firme posición de sus dirigentes, para evitar que se produzca la guerra.



Tan fuerte es la oposición al conflicto que el propio alcalde de la ciudad, Christián Ude, se sumó a los manifestantes, motivado por la certeza de que una guerra no es un "vídeo-juego" y que debe haber un "levantamiento de conciencia" para que muchos gobiernos se sumen a la posición de Alemania.



Blix optimista ante resultados de las conversaciones



Pese a lo que se pudiera esperar, el jefe de los inspectores de la ONU, Hans Blix, llegó optimista a Bagdad y continuaba con el mismo ánimo tras la reunión sostenida, junto al director del Organismo Internacional de Energía Atómica -OIEA-, Mohamed El Baradei, con los representantes iraquíes, la que continuará durante todo el fin de semana.



Para Blix el primer encuentro luego de su regreso a Bagdad fue "útil", ya que -según El Baradei- en la ocasión se analizaron materias relativas al desarme de Irak, las entrevistas privadas que sostuvieron con los científicos iraquíes, los vuelos del avión espía estadounidense U-2, biológicas, químicas y sobre misiles.



Como consecuencia del trabajo de este fin de semana, la delegación de la ONU deberá presentar un informe al organismo, el próximo 14 de febrero .



Mientras tanto y paralelamente al encuentro entre representantes de la ONU y de Bagdad para intentar acordar soluciones que frenen el conflicto, en Tikrit -ciudad natal de Saddam Hussein- se desarrolló un desfile -en el que participaron unos 50.000 hombres, mujeres y niños voluntarios- que se prolongó dos horas y en el que se escuchaban consignas amenazantes para Estados Unidos, como "estamos listos, Saddam" y "lucharemos por la vida de nuestro líder, Saddam".



Lo que resulta paradójico cuando naciones como Francia y especialmente Alemania están arriesgando el buen curso de sus relaciones bilaterales con Estados Unidos por evitar una confrontación en el Golfo Pérsico.



Kofi Annan advierte que la guerra es una catástrofe



El secretario general de la ONU, por su parte, exigió a Estados unidos no lanzar una ataque unilateral en contra de Irak, aunque advirtió que si el régimen de Bagdad no contribuye a una solución pacífica cooperando con el desarme, el Consejo de Seguridad deberá afrontar su responsabilidad.



En opinión de Annan el régimen de Hussein no ha cumplido con su obligaciones ante la ONU y destacó que la que se le está dando con las reuniones de este fin de semana es la última oportunidad, considerando que a su juicio la guerra es siempre una "catástrofe humana y sólo se debe optar por esa salida cuando todas las demás alternativas se han agotado.



Aunque al advertir a Irak que se está jugando su última oportunidad, deja abierta la posibilidad de que la ONU respalde una guerra contra esa nación, el secretario general insistió en que el apoyo a la medida debe ser unánime, a fin de cuente con el beneplácito internacional.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)