martes, 14 de agosto de 2018 Actualizado a las 15:06

Misterio en torno al retiro es

¿Fue la guerra de Irak un pacto de Husein con Estados Unidos?

por 24 abril, 2003

Una tierra con una historia tan antigua como la de China presenta después de esta guerra un mosaico de misterios que va más allá de la desaparición de Sadam. Aunque el tema central sigue vigente, las armas químicas formaban parte de un plan para justificar una ocupación e instalación de cuatro bases militares, hay cuestiones claves que siguen sin explicación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Ha terminado una guerra corta, amarga y mediatizada. Pero ahora todo se está volviendo más misterioso. Los medios encaramados en los tanques y en los carros blindados no han dejado ver la verdad. Poco han permitido ver el estrago que causa un poder de arsenal explosivo desigual y el drama de civiles. El episodio histórico-político que empieza a perfilarse como el más significativo, desde la segunda guerra mundial, se convierte ahora en algo aun más enigmático.



El tráfico ha resultado en un desastre desde todo punto de vista y el escenario es un conjunto de derrotas en todos los frentes. Sin embargo, si se puede hablar de "ganadores", a estas alturas, los únicos han sido los estructuradores de la "estrategia de repliegue escalonado" que aplicó el grueso del contingente del partido Baas y de las fuerzas armadas iraquíes en todos sus escalafones.



"Dicen que a Sadam se le ha divisado en varias zonas, pero eso es lo que quieren creer los norteamericanos", nos dice un iraquí antes de salir de la periferia de Bagdad por el lado occidental, una zona que se parece mucho a Lampa. "Que Sadam siga vivo les da una justificación más para estampar su sello de violencia en contra de la gente", añade. "Sadam se retiró del Gobierno mucho antes del ultimátum", nos cuenta con una serenidad asombrosa un iraquí veterano de cien batallas.



Desde los primeros enfrentamientos en Om Quasr, Basra, Nissiriyah, Al Jafad, hasta las últimas manifestaciones de defensa en Kirkurk y Tirkrit, el retiro escalonado de la defensa se revela ahora como un sistema para ganar el tiempo necesario para permitir a las fuerzas antinorteamericana a subsumirse en la población. Por eso que no hubo ninguno de los anunciados escenarios como Stalingrado o Kosovo, esa batalla sangrienta de Bagdad, el temido último recurso de las armas químicas o los ataques suicidas.



La clave de esta estrategia de retirada y defensa escalonada, la entregó el Ministro de Información, Al Sharaf, hoy sujeto de mofa en los caricaturistas norteamericanos: "responderemos en forma no convencional, y saldrán avergonzados y derrotados de Bagdad". Finalmente, parece haber sido el golpe maestro, el mensaje que una alicaída inteligencia occidental no pudo captar. Los únicos que quizás sí descifraron el mensaje de Al Sharaf fueron los rusos y los chinos, que aún están en la otra trinchera de la alianza transatlántica.



Los discípulos de la guerra del 80 contra Irán demostraron haber superado a sus maestros en propaganda y sugestión. A la postre, las tropas de los Estados Unidos están saliendo "avergonzadas" de Bagdad, tal como lo anunció el ministro de Información: ninguno de los hombres claves del equipo de Sadam Husein ha sido capturado.



Ni la jugarreta de las cartas con las cabezas más buscadas del régimen son tomadas en serio y los que se han entregado son aquellos "trabajados" con anterioridad por los servicios de infiltración. Otra vez el cerco a la noticia encubre el hecho verdadero. Los que habrán tenido acceso a los estudios históricos serios, que caracterizan a Irak, y al partido Baas, se darán cuenta que esta guerra no terminaba con el derrocamiento de Husein.



"El propio Sadam sabía de la derrota y se retiró antes como los grandes estrategas", nos dice Al Rauf, un iraquí que pertenece a una estructura del Gobierno. Toda la prensa occidental que anunció con perplejidad la caída tan rápida del régimen, debería revisar sus mandamientos periodísticos si es que no conocían de la resistencia con repliegue gradual, de los iraquíes que apoyaban el régimen.



Es altamente probable que Sadam Husein fuera ya, durante el período de las inspecciones de la ONU, apenas una figura decorativa o simbólica para mantener el control del régimen. Es probable que siguiera a la cabeza del régimen como imagen, para poder mantener un mínimo de control antes de la guerra y para que en ese escenario bélico no hubiera pánico ciudadano ni anarquía. De haberlos habido, la guerra hubiera terminado en masacre.



Ningún miembro clave del equipo que rodeaba a Sadam ha sido -hasta hoy- atrapado en la cacería declarada de cabezas. "Los que se han entregado son aquellos que ya estaba designados pare esta función. Sadam era ya durante el período de las inspecciones una figura para mantener una centralidad. En el fondo se trataba de mantener un mínimo de normalidad en el país y en el estado, antes del estallido de la guerra, para evitar el pánico y la anarquía posteriores", nos explicó una fuente local. En este sentido, Sadam podría haber unido las mejores enseñanzas de un antiguo guerrillero Mao Tze Dong, y otro muy anterior, llamado Mohammed, profeta que anduvo por estas tierras.



Evitar la anarquía y el pánico de la población iraquí, antes de una guerra con el inédito despliegue de material bélico, es solo obra de grandes estrategas. La prensa occidental, con un sesgo antiárabe, sólo se quedó con los vestigios del dictador, los palacios, sus riquezas. No reconocieron las señales de que él o su equipo, hayan tenido la posibilidad de ser preocupados con su pueblo y hayan optado por ahorrarles la masacre.



Saqueos montados desde la periferia



"Ningún funcionario del partido Baas, ni del Gobierno iraquí ha sido avistado en los saqueos y el pillaje" nos dice Al Rauf. "Los saqueadores provienen de los desenganchados del Programa Alimentos por Petróleo. Son los que no han podido tener empleo. La gente con trabajo, con sus negocios, no participó de esos saqueos. Además, hay que tomar en cuenta que en Bagdad convivían personas de cerca de 20 nacionalidades diferentes. Muchos de ellos sí participaron en estos saqueos". A Al Rauf le cuesta señalar esta información porque no quiere aparecer como xenofóbico ni usa el término lumpen pero me hace observar que en las lenguas que hablaban los saqueadores, predominaba el inglés y así se entendían con los norteamericanos. "Los rostros que aparecen en las imágenes, son en la mayor parte no iraquíes, y eso la gente que no conoce Irak no lo percibe".



Llega el General Jay Garner



La ayuda humanitaria aún no llega, "ni va a llegar en tres meses y para entonces no nos interesa", nos decía un iraquí al salir de Bagdad. "Lo único que queremos es el Alimento por Petróleo, que le dio vida a este país con la corrupción y todo.



¿Y qué sistema no tiene una cuota de corrupción para poder subsistir? Que dejen al menos que entre la Cruz Roja en los hospitales, los iraquíes nos arreglamos con el resto", agregó.



Era tal la fuerza y la entereza de quien nos hablaba, considerando que no era precisamente uno de quienes estuvieron derrumbando estatuas de Sadam. Se trataba de uno de los tantos funcionarios públicos de una administración que tuvo sus orígenes a mediados del siglo 19 cuando en la Inglaterra de Dickens predominaba el trabajo infantil. En la Mesopotamia, según una ley islámica aún vigente, el trabajo infantil ya estaba prohibido.



Cuando lo que se llama hoy Irak, empezaba a aglutinarse bajo los dominios del poderoso imperio Turco-Otomano, comenzaba el trabajo infantil impuesto por las doctrinas imperiales de la época. Era cuando la mano de obra se hacía imprescindible.



Hoy las fuerzas de ocupación empiezan a usar la eficacia de esta antigua y orgullosa administración iraquí. Es de esperar que, con las primeras medidas del General Garner y la voracidad de las transnacionales que respaldan esta invasión, el trabajo infantil no regrese a Irak. Las últimas imágenes de la periferia de Bagdad eran las de niños menores de 16 años, que ya no tienen escuelas donde asistir y que recibían sus primeros pagos en dólares por remover estatuas y cuadros de Sadam.



Vea lo último sobre la guerra Irak-Estados Unidos

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)