Las suspicacias que genera el Premio Nacional de Periodismo - El Mostrador

Martes, 21 de noviembre de 2017 Actualizado a las 18:25

Cárdenas, González, Monckeberg

Cultura - El Mostrador

Las suspicacias que genera el Premio Nacional de Periodismo

por 19 agosto, 2003

Desde que existen "presiones gubernamentales" hasta el cuestionamiento a la "idoneidad" del jurado, algunos de los postulantes salen a enjuiciar su composición que, como sucede con el de literatura u otros de similares características, despierta todo tipo de pareceres, menos unanimidad.

A diferencia de lo que quizás ocurre con el Premio Nacional de Literatura, las rencillas que hay tras el de Periodismo son más subterráneas. Es por ello que las imputaciones y críticas entre los profesionales postulados -tan características en el mundo de la letras- en el caso de los periodistas éstas son aplacadas por un discurso más bien "políticamente correcto". Pero no siempre.



Como todos los premios nacionales, el de periodismo perdió su cualidad de ser un galardón anual para pasar a ser bianual. Es más, hasta el año 1972 -en 1973 no se entregó- se otorgaba en cuatro categorías, redacción, crónica, fotografía y dibujo. Luego, se fundieron en uno solo.



Para Emilio Filippi, quien obtuvo la distinción en 1972, el que ahora se entregue uno en vez de cuatro es "mucho mejor, porque tiene más realce y mayor brillo. Antes pasaba más desapercibido por estar tan diversificado", opina.



Desde el Golpe de Estado, el Premio Nacional de Periodismo se falla los años impares. El jurado para este año está compuesto por el Ministro de Educación (Sergio Bitar), el Rector de la Universidad de Chile (Luis Riveros), el último galardonado (Tito Castillo), un representante del Consejo de Rectores (Alfonso Muga) y algún miembro de la Academia Chilena de la Lengua (Guillermo Blanco, Premio Nacional de Periodismo 1999).



Otro aspecto insólito de este reconocimiento, es que al premio se postula a través de la presentación de una especie de currículum vitae donde se deben exhibir los méritos y la trayectoria del periodista que aspira a la distinción, que además del honor, implica una pensión mensual de cerca de 700 mil pesos y un estímulo de poco más de 12 millones de pesos la vez que se obtiene.



Los candidatos



Hasta el momento, según un sondeo realizado por El Mostrador.cl, entre quienes han sido postulados están Juan Pablo Cárdenas, Mónica González, María Olivia Monckeberg, Alberto Gato Gamboa, Iván Cienfuegos, Abraham Santibáñez y Hernán Barahona.




Cárdenas, que fuera director de la revista Análisis y que hoy ocupa ese cargo en la Radio Universidad de Chile, fue presentado, entre otras personas, por el ex rector de la Universidad Católica, Fernando Castillo Velasco, el último Premio Nacional de Literatura Volodia Teiltelboim, Ramón Huidobro y Julio Subercaseux.



María Olivia Monckeberg, autora de varios libros de investigación, como El saqueo de los grupos económicos al estado chileno, en tanto, cuenta con el apoyo de algunos miembros del directorio del Colegio de Periodistas y, según una fuente, incluso del propio presidente del gremio, Guillermo Torres.



El Gato Gamboa, otrora director del popular diario El Clarín y actual columnista de La Nación, es respaldado por "el club de Toby", como le dice a un grupo de colegas entre los que sobresalen el "guatón" Gandazzi, ex jefe de prensa de Augusto Pinochet; Pablo Vildósola, ex director de La Nación y ex editor de Radio Chilena, Felipe Pozo y Abel Esquivel, ex directores de Chilevisión, y del área de Prensa de TVN, respectivamente.



Quien también goza con nombres destacados tras su postulación es Iván Cienfuegos, director del diario Austral de Temuco y que fuera por más de una década el mandamás de Las Últimas Noticias y uno de los fundadores de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. Cienfuegos tiene entre sus patrocinadores a tres Premios Nacional de Periodismo: Luis Sánchez Latorre (Filebo), Juan Enrique Lira y Fernando Díaz Palma.



Asimismo, el clásico Abraham Santibáñez, de vasta trayectoria académica y director de medios como revista Hoy y La Nación, es apoyado por otro Premio Nacionales, Emilio Filippi y, también, el último galardonado, Tito Castillo, además de otras 200 personalidades vinculadas al gremio y otras áreas.



Los favoritos y sus méritos



Varios dan por ganadora a Mónica González, que tiene entre sus palmares el Premio Anual de Periodismo de la Universidad de Harvard y el libro La Conjura, Los mil y un días del Golpe, entre muchos trabajos sobre violaciones a los derechos humanos.



Otros, ven en Cárdenas al profesional con más méritos luego de haber sido director y fundador de la emblemática revista Análisis, pero que se verían mermados por la poca simpatía que genera en el oficialismo, sobre todo luego de sus renuncia a Primera Línea, periódico electrónico desaparecido y que estaba vinculado a La Nación.



La que generaría más consenso es María Olivia Monckeberg, mientras que la historia del Gato Gamboa y el aporte de Santibáñez a la docencia con sus textos universitarios los hacen a ambos serios candidatos.



Menos opciones, pero no por ello impensable, es la posibilidad que tiene Hernán Barahona, que tuvo el acierto de grabar el 11 de septiembre de 1973 el último discurso de Allende transmitido por la Radio Magallanes, donde el periodista trabajaba en ese entonces.



"Es un premio político"



Las principales críticas que formulan algunos de los periodistas consultados por El Mostrador.cl al Premio Nacional es la idoneidad del jurado. Hasta antes del golpe, estaba integrado por un miembro del Colegio de Periodistas, cuestión que hoy no sucede y que desde hace años el gremio viene peleando para cambiar esta situación.



"Los más capacitados para juzgar son los propios pares", señala Cienfuegos, quien además sospecha que existen ciertas "irregularidades" al momento de entregarse, puesto que "desde la galera de mago han aparecido candidatos de última hora que no estaban inscritos. ¿Para qué sirve la postulación si cualquier miembro del jurado puede proponer a alguien?", alega en directa alusión a lo que se dice que ocurrió en 1997 cuando Patricia Verdugo fue elegida cuando el premio estaba casi decidido a favor de Juan Pablo Cárdenas.



En la misma tónica, el propio Cárdenas, que es postulado por tercera vez y que espera "sea la vencida", señala que el Premio Nacional "es muy político y está sometido a ciertas influencias debido a que hay candidatos que cuentan con el apoyo oficial".



Sobre los criterios que priman a la hora del fallo, el ex director de Análisis es categórico:



"Sus bases estipulan que es un reconocimiento a la trayectoria. Sin embargo, se han hecho excepciones en todas las áreas cuando han existido presiones, como sucedió con Claudio Teiltelboim en ciencias, siendo que él, siendo brillante, es una persona que le quedaba mucho recorrido aún. Otro es el caso de Zurita, en circunstancias que hubo otros que tenían mucho más trayectoria que él. El jurado está sometido a muchas presiones y operan influencias de todo orden", enfatiza.



Pero el mismo Juan Pablo Cárdenas es víctima de las suspicacias, ya que no pocos ven con malos ojos el hecho de que es funcionario de la Universidad de Chile, y el Rector de la misma casa de estudios, que es parte del jurado, debería inhabilitarse, cuestión que el periodista descarta porque "son tantos los candidatos que están vinculados a este universidad que no podría ser nunca jurado, y la experiencia demuestra que muchas veces gana gente que no está vinculada a la Universidad de Chile".



Como es sabido, la revista Siete + 7 cuenta con un amplio respaldo de personajes ligados a la Concertación. Sin ir más lejos, el presidente del directorio del semanario, Genaro Arraigada, es amigo de Ricardo Lagos, lo que haría de su directora, Mónica González, una de las principales favoritas en obtener el Premio Nacional, según comentaron algunos periodistas.



Esto, no obstante, es negado por el Gato Gamboa, quien cree que "lo mismo se podría pensar de mí que trabajo en La Nación, un diario que pertenece al Estado pero que en realidad funciona con autonomía".



Las maneras de posicionarse para obtener el galardón son muchas. Algunos suspicaces mencionan la "astucia" de Maria Olivia Monckeberg, quien acaba de publicar su libro de investigación El imperio del Opus Dei en Chile a pocas semanas que se falle el Premio Nacional. Otros, la amistad personal que tienen con algún miembro del jurado, como es el caso de Abraham Santibáñez y el último ganador, Tito Castillo.



Es este caso puntual, Emilio Filippi sale a defender inmediatamente la postulación de Santibáñez, pues, junto con recordar su trayectoria, indica que "la seriedad de quienes tienen la responsabilidad de fallar hace que más allá de la amistad o el conocimiento que pueda haber entre un postulante y un jurado, se escoja a quien tenga más méritos luego de una seria deliberación".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)