La teleserie Machos y el diseño español para su patio trasero - El Mostrador

Lunes, 11 de diciembre de 2017 Actualizado a las 22:08

Análisis internacional

La teleserie Machos y el diseño español para su patio trasero

por 10 diciembre, 2003

En una interpretación no tradicional, la arremetida de la producción dramática en el país europeo puede verse sólo como una parte de la estrategia de posicionamiento de una nación del Cono Sur, como Chile, en la antigua madre patria. Es una vuelta de mano de España.

Al ex embajador de México ante la ONU, Adolfo Aguilar Zinser, el Presidente Vicente Fox le pidió la renuncia por haber dicho que los Estados Unidos daban tratamiento de "patio trasero" a sus relaciones con América Latina y también con su país. La desvinculación de Aguilar confirmó, justamente, su frase.



Pero como EEUU post 11-S y post invasión de Irak tiene el espectro de problemas internacionales demasiado repleto para dedicarle tiempo a las relaciones con un grupo de países que pueden manejarse a través de un poder subrogante o subsidiario, España aparece ahora aprovechando la oportunidad.



El país europeo ya lo viene haciendo en cierta medida desde Felipe González, que instaló, por ejemplo, al empresariado español en sectores claves de la economía chilena. A partir de la asunción al poder de José María Aznar, este rol se acrecentó por su cercanía con George W. Bush y el manto de problemas que éste empezó a acumular.



Michael Meyer, en un artículo titulado "¿Odia realmente Europa a Bush?", publicado en The Newsweek en junio del 2002, señalaba que los ladridos de Europa en contra de los EEUU eran más ladridos que mordidas e ilustraba que, por ejemplo, las relaciones con España e Inglaterra se construían sobre nuevas bases a partir de nuevas confrontaciones y nuevas alianzas para estabilizar el mundo.



Según un análisis elaborado por el Departamento de Estado de los EEUU, en el orden actual es muy prematuro plantear la formación o consolidación de poderes regionales. La actual base operacional, con el surgimiento de las nuevas amenazas, el terrorismo una de ellas, simplemente no permite que antiguos poderes regionales como India, China, Egipto, Turquía, Nigeria actúen como factores de equilibrio. La nomenclatura es diferente y un nuevo espectro aún está en formación. "La invasión a Irak demuestra un anticipo de este diagnóstico", dice David Remnick en The New Yorker.



A partir de la antigua política de expansión geo estratégica y financiera estadounidense, post caída del bloque soviético, España puede ahora ocupar el rol de poder subrogante en la región y sobre todo en el Cono Sur, especialmente en Argentina y Chile.



La idea central del Departamento de Estado, que se expresó en un articulo de la analista Alma Guillermoprieto, es que los EEUU se concentren en México y que España se ocupe de Chile y Argentina, de manera de hacer funcionar dos tenazas: una al Sur y otra al Norte. A partir de eso, se intentaría hacer operar un orden y la estabilidad requerida para los acuerdos de libre comercio.



Como se demostró en las negociaciones de la última conferencia de la OMC en Cancún, los EEUU harán prevalecer los acuerdos bilaterales o el ALCA para expandir relaciones comerciales con América latina, en desmedro de los acuerdos regionales entre países. El Mercosur, según algunos analistas, nunca ha constituido un dossier prioritario para la administración Bush.



Machos y una estrategia mayor



La teleserie Machos es sólo una parte de la estrategia de posicionamiento de un país del Cono Sur, como Chile, en la antigua madre patria. Es una vuelta de mano de España a esta inserción cultural de Chile.



Después de la avalancha española en los sectores financieros, energéticos y de servicios en general, la retribución debía venir. Había que integrar en el paquete de intercambio un producto novedoso. Ésta es una estrategia conocida y ahí está el caso del programa Caiga quien Caiga, sólo por citar un ejemplo.



En un plano más modesto está la instalación de la voz de Diego Torres con injertos de música flamenca y elementos del afamado grupo Ketama, fórmula que probaría que una voz foránea a España en lengua castellana debe contar con músicos y sabores armónicos ibéricos para tener una audiencia mínima que asegure los costos de producción.



Al revés, América Latina es el mayor mercado para los artistas pop de España, como Joaquín Sabina, Ismael Serrano, Joan Manuel Serrat, Raphael, Alejandro Sanz, y grupos como Café Quijano y Presuntos Implicados.



"Las ventas en América Latina para estos grupos, duplican, y en algunos casos triplican las que obtienen del reducido y sobrecargado mercado español. Por el contrario, grupos emblemáticos del cantar latinoamericano no han tenido la cabida esperada en el mercado, ni después de la caída del franquismo", señala el productor y músico hispano-chileno Raúl Villanueva. O sea, nadie se vuelve loco por el producto cultural latinoamericano, y eso se ve reflejado también en la tajada que le corresponde a la literatura.



Villanueva concluye que "España es un fortín cultural increíblemente cerrado que se auto abastece, aunque su riqueza la ponen en duda los propios españoles. Por eso el mérito de Machos, siendo o no siendo parte de una estrategia mayor".



En ese sentido, la entrada de la teleserie, más allá de la genuina apreciación que los compradores españoles puedan tener de la producción chilena, de sus guionistas, y sus artistas, es un hito que no puede estar desprovisto de un análisis más vinculante con la estrategia de intercambios entre Chile y España.



Esto se veía venir y le tocó a esa producción, que en ese momento era el producto más vendible con alto impacto en audiencias.



Los otros cambios



Pero esta expansión de Machos en España se debe también vincular al proceso de recuperación económica del Canal 13 y su despinochetización.



Para que España pueda cumplir un rol de subrogante eficiente, la democratización de Chile debería ser lo suficientemente estable. En ese sentido, los resabios del pinochetismo dentro del sistema constitucional chileno operaban contra de la idea de mostrar al país como bandera del modelo.



El representante demócrata Dick Gephart, célebre en la mitad de los años 90 por su oposición a que se concretara un Nafta con Chile, hizo públicas sus demandas a que el país mostrara mayores progresos en la parte social de la economía.



A raíz del arresto de Pinochet y la adhesión de la UDI con el ex general, el New York Times y el Washington Post editorializaron sosteniendo que a Chile le faltaban pedazos importantes de democracia en el modelo. Hasta el día de hoy, el Chile democrático no ha sido merecedor de un artículo central de amplia cobertura sobre un modelo que aún está a prueba. Todo parece indicar que quien lo pondrá a prueba es España, como poder subrogante en el área del Cono Sur.



Pero los medios chilenos están aún demasiados controlados por estructuras anacrónicas emanadas del Estado y la Iglesia Católica, y por un monopolio financiero en las comunicaciones. Ahí están El Mercurio, La Tercera y Megavisión. "A Chile aún le falta libertad en muchos planos, sobre todo en la libertad de prensa, como para ser considerado un modelo", señaló un asesor de un importante medio español que visita América Latina con frecuencia.



También dijo que el diario El País ha llevado a cabo una actividad de asesoría a El Mercurio, lo que ha redundado en que ese medio se distancie del pinochetismo más duro y de algunos sectores de la Alianza por Chile, evaluando que el país definitivamente viajaba hacia el centro político.



Con la cobertura del caso Spiniak, Canal 13 también ha obedecido a recomendaciones de democratizar la transferencia y el uso de la información. Para que Chile sea país bandera sólo falta que comience a establecer un sistema de intercambio mas intenso de información con los vecinos.


____________

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)