miércoles, 20 de junio de 2018 Actualizado a las 19:02

Agenda Vida

Presentado por:

En un libro con entrevistas a

Cultura - El Mostrador

Influyentes cineastas contemporáneos revelan claves de sus filmes

por 16 marzo, 2004

Conversaciones con cineastas de la talla de Roman Polanski, Oliver Stone, Wim Wenders, Pedro Almodóvar, Lars von Trier o David Lynch, se dan cita en el libro Directores Cine, un valioso documento sobre el séptimo arte, realizado por Mike Goodbridge. Conflictos económicos, temáticas abordadas, los métodos de desarrollar los argumentos o sus referencias cinéfilas. Todo en 176 paginas con fotografías de películas, storyboard y extractos de guiones.

Escarbando en diversas librerías de Santiago, se puede encontrar el libro Directores Cine, de la Editorial Océano. Cineastas de la talla de Wim Wenders, Milos Forman, David Lynch, Oliver Stone, Roman Polanski, Steven Soderberg, Takeshi Kitano, Lars von Trier, Pedro Almodóvar o Bernardo Bertolucci, son reunidos mediante entrevistas por Mike Goodbridge, para dar origen a un texto imprescindibles para los amantes del cine.



Ya en el prólogo, Goodbridge se preocupa de establecer la diferencia en cuanto importancia entre los actores y cineastas. Con una cita expresada por director Ridley Scott (Blade Runner), el autor manifiesta su parecer: "Cuando un actor me pregunta: ¿Qué me dices de mi trabajo?, yo le contesto: ¿Qué me dices tú del mío?. Yo soy el responsable de la estética, del sonido, del reparto, de las localizaciones, del guión, del modo en que están atados tus zapatos y de tu peinado. Así que no me des la lata y déjame coordinarlo todo tranquilamente, que en esto soy tal vez uno de los mejores. La película no trata sólo de ti. De hecho, en el fondo, la película trata de mí".



Los 15 realizadores incluidos pertenecen a realidades diversas -tanto cinematográficas como de vida- pero concentran en gran medida lo mejor del cine contemporáneo -faltan algunos que por no encontrarse disponibles, no pudieron estar: Woody Allen, Martín Scorsese o Claude Chabrol, por nombrar algunos-. Directores Cine se complementa con una interesante cantidad de fotografías de películas destacadas y reconocibles, imágenes de storyboard, extractos de guiones y notas manuscritas.



En un extracto del libro, David Lynch señala: "No existe ninguna manera convencional de hacer películas. Hay películas que encajan dentro de un patrón con el que estamos familiarizados, pero cada historia es diferente a las demás, de manera que cada película supone siempre un nuevo reto. Ni siquiera creo que en Hollywood exista una sola manera de hacer películas, aunque por norma general el dinero es el factor determinante. El afán de obtener beneficios jamás debería ser la motivación principal de un cineasta".



Obras como Eraserhead, Corazón salvaje, Terciopelo azul y Carretera perdida, han convertido a David Lynch en uno de los iconos modernos de una genial y prolífica oleada de cineastas independientes. Con un estilo inigualable, gracias a un oscuro e intenso sentido de la estética, además de un singular talento narrativo, el realizador norteamericano ha explorado apasionadamente la naturaleza humana. Para ello, sus guiones han concentrado el núcleo de su éxito.



"He escrito el guión de todas mis películas a excepción de Straight story. Para mí, un guión no es nunca un producto acabado sino que se trata de un mero punto de partida. El guión es el plano de la casa que vas a construir. Puedes imaginarte la casa mirando el plano, pero con el tiempo llegará un día en que la casa estará construida y podrás pasearte por su interior. Si en ese momento pensaras en el plano, te darías cuenta de que, en comparación con la casa de verdad, éste ya ha perdido todo su valor".



El cine según Polanski



Para Roman Polanski, el gran realizador polaco, sobreviviente del holocausto nazi y responsable de cintas tan influyentes en la cinematografía mundial como El bebé de Rosemary, Repulsión, El inquilino, Tess, El baile de los vampiros y Chinatown, a diferencia de David Lynch, señala la necesidad de seguir al pie de la letra cada indicación del guión.



"Creo firmemente que un buen director de cine debe planificar minuciosamente una película antes de empezar su rodaje. De hecho, el rodaje debería ser simplemente la ejecución de esa planificación. Existe mucha gente que tiene una imaginación portentosa. Pero lo cierto es que son muy pocos los que tienen la capacidad de materializar sus ideas de manera que otros puedan llegar a compartirlas. El talento de un director consiste en ser capaz de compartir su imaginación con el publico".



Roman Polanski nació el 18 de agosto de 1933 en Paris, precisamente el año en que Hitler asciende al poder. Desde que tenía cinco años, su vida ha estado marcada por sucesos trágicos: en su infancia sus padres le son arrebatados por soldados alemanes durante la ocupación nazi en Polonia, su esposa Sharon Tate es asesinada bestialmente por Charles Manson, es acusado de haber violado a una menor en casa de Jack Nicholson y es expulsado de Estados Unidos.



A una vida tan turbulenta, Polanski ha sabido esconderse en el cine -tanto viendo como realizando películas-, donde con gran destreza, nos ha entregado grandes extractos de su vida. Inspirado generalmente en sus propias tendencias y referencias cinematográficas, el realizador de El pianista, ha sabido construir un universo fílmico fértil, pero que nunca ha transado con los términos que Hollywood intenta imponer.



"Nunca pienso en el público cuando estoy haciendo una película. Yo soy mi propio público. Hago películas para satisfacer al cinéfilo que hay en mi. Voy mucho al cine y me imagino que la elección de los temas de mis películas responde en cierto modo a lo que me gustaría ver como espectador. Se puede decir que atiendo a mi propio gusto. Una vez que tengo la idea para una película, trato de desarrollarla en función de mis preferencias como espectador".



El mundo de Pedro Almodóvar



Los filmes del director español siempre se han caracterizado por presentar un cierto colorido, temáticas dramáticas muy fuertes y una constante en cuanto a sus actrices se refiere. Cintas como Pepi, Luci, Bom y otras chicas de montón, La ley del deseo, Mujeres al borde de una ataque de nervios, Tacones lejanos, Atame, Todo sobre mi madre y Hablé con ella, han posicionado a Almodóvar como el máximo exponente del cine español y, gracias a sus originales y agudos guiones, como uno de los cineastas influyentes y destacados a nivel mundial.



"Me paso meses peleándome con el guión, y finalmente cuando acabo de escribirlo y tengo la certeza de que la historia es completamente sólida y siento ardientes deseos de rodarla (de no ser así, como ha ocurrido en alguna ocasión, me deshago del guión sin más), empiezo a pensar en los actores. Con el reparto nunca se sabe, y es que, al no disponer de demasiados actores en España, con frecuencia tengo que adaptar el guión en función del actor o la actriz que hemos elegido para un papel en concreto".



Almodóvar, pese a no sentirse satisfecho como cineasta, a medida que filma una película, evoluciona artística y personalmente, acercándose de manera radical, a lo que busca como director de cine. "Con los años, mis intereses se han ido estrechando y cada vez tengo más claro que historias quiero contar y cómo quiero contarlas. Lejos de ensanchar mis horizontes, cuanto más trabajo, más me doy cuenta de que únicamente puedo contar aquellas historias que me interesan de un modo muy especifico, que me conmueven en lo más profundo de mi ser".



Para el realizador español, el humor satírico, la ambigüedad sexual, la soledad y la interioridad femenina, se han trasformado en temas eje de su obra. Controversiales pero sencillos y sinceros, los filmes de Almodóvar se han caracterizado a lo largo de su carrera por presentar un cierto tratamiento especial, que lo caracteriza y destaca, y que lo convierte en un cineasta de autor por esencia.



"Me gustan todas mis películas, aunque todas ellas, incluida Todo sobre mi madre, tienen partes que adoro y partes que aborrezco. La ley del deseo es la película de la que me siento más orgulloso, porque por aquel entonces era una película muy difícil de hacer. También me siento muy satisfecho del resultado de Mujeres al borde de un ataque de nervios, que es una de las películas en las que más me acerqué a lo que buscaba. Pero todas y cada una de las catorce películas tienen su valor para mí".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV