jueves, 16 de agosto de 2018 Actualizado a las 18:56

Con crucificados y flagelantes Filipinas connemora Viernes Santo

por 21 marzo, 2008

Miles de personas, entre devotos, curiosos y periodistas de todo el mundo, se reunieron alrededor del Gólgota filipino para observar una procesión casi carnavalesca en la que los romanos que custodian al crucificado portan armaduras y lanzas de plástico y las tres Marías que lloran al "kristo" filipino se visten con telas brillantes de colores.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las calles de San Pedro de Cutud (Pampanga), al norte de Manila, se tiñeron este viernes de rojo sangre al paso del centenar de flagelantes que precedió la crucifixión de 18 filipinos, 16 hombres y 2 mujeres, que cumplían así una promesa a Dios para redimirse de sus pecados.



Miles de personas, entre devotos, curiosos y periodistas de todo el mundo, se reunieron alrededor del Gólgota filipino para observar una procesión casi carnavalesca en la que los romanos que custodian al crucificado portan armaduras y lanzas de plástico y las tres Marías que lloran al "kristo" filipino se visten con telas brillantes de colores.



"Algunos creen que serán perdonados por Dios por hacer estos sacrificios pero no necesitan herirse para conseguirlo. Yo no cuestiono su fe pero no los animo", indicó a Efe monseñor Ricardo Serrano de la catedral de San Fernando, la capital de la provincia de Pampanga.



La opción de clavarse en la cruz es elegida por unos pocos, este año fueron cerca de 30 en San Pedro de Cutud, San Fernando y Santa Lucía.



Pero los flagelantes conforman un verdadero ejército que recorre los caminos agitando su piel con fustas de bambú y salpicando sangre por doquier.



Los niños corretean entre los penitentes y se atreven incluso a golpearlos mientras éstos, impertérritos, siguen su via crucis con la cara oculta tras una tela amarrada al cuello y una corona de espinas.



Uno de ellos, Nardi Pasilio, de 34 años, explicó a Efe que todos los varones de su familia han participado en esta sangrienta procesión desde hace cien años y que la tradición ha ido pasando de padres a hijos.



"He ofrecido mi dolor a Dios para que perdone mis pecados", afirmó Pasilio, quien aseguró que durante los últimos 19 años no ha faltado a esta ceremonia.



Los flagelantes recorren más de dos kilómetros hasta llegar a la cumbre donde tres cruces solitarias los esperan y ante las que se postran mezclando sangre y arena en sus ropas y en su torso desnudo.



Al mismo lugar acuden los "kristos" empujados por romanos que les zarandean durante el recorrido, y que luego les clavan a la cruz.



Una vez crucificados, rezan con sus pies y sus manos atravesados por clavos de 16 centímetros, bajo un sol de justicia, hasta que los 10 minutos reglamentarios transcurren y el siguiente penitente toma su puesto.



El primero en subirse hoy a la cruz fue Rubén Enage, de 47 años, un carpintero que se crucificaba por vigésimo segunda vez desde que en 1985 se salvó milagrosamente de la caída de un andamio y decidió cumplir esta penitencia 20 veces para agradecer su suerte.



Pero desde hace dos años cada vez que intentó dejarlo alguien de su familia se ponía enfermo así que aseguró que continuará realizando esta práctica hasta que su cuerpo pueda soportarlo.



Precisamente, Enage protagonizó una de la escenas surrealistas de la jornada cuando, ya habiendo sido clavado, en el momento en el que los romanos ponían en vertical la cruz, perdió la peluca que llevaba con la que imitaba el cabello oscuro y largo de Jesucristo.



La tradición de representar crucifixiones, aceptada aunque no apoyada por la Iglesia, llegó a Filipinas de mano de los religiosos españoles que desembarcaron en el país en el siglo XVI, indicó monseñor Serrano.



Pero "la primera crucifixión en el archipiélago que añadió a este rito la 'panata' o promesa, por la que el penitente se sacrifica, se produjo en San Pedro de Cutud en 1961", cuando el curandero Arsenio Añoza creyó que la proximidad a la muerte que le podía proveer esta experiencia le permitiría adquirir poderes sagrados.



Desde entonces la superstición y la fe se fusionan en las celebraciones de la Semana Santa filipina, donde la pasión de Cristo se revive con carácter festivo.





EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)