jueves, 19 de julio de 2018 Actualizado a las 22:09

Existe riesgo de hambruna en Cuba tras paso de huracanes

por 20 septiembre, 2008

El Gobierno advierte de que no tolerará los amagos de "especulación y enriquecimiento ilícito", pero diplomáticos y analistas coinciden en que parece superado por la magnitud del desastre.

Los precios de los productos agropecuarios han tenido grandes alzas en Cuba tras el paso de dos huracanes devastadores por la isla y en medios diplomáticos incluso se habla del riesgo de una "hambruna".



Los ciclones "Ike" y "Gustav" asolaron Cuba entre el 30 de agosto y el 9 de septiembre, causando pérdidas calculadas oficialmente en 5.000 millones de dólares, aunque expertos citados por la televisión estatal elevan la cifra hasta 10.000 millones.



Aunque Cuba importa el 80 por ciento de los alimentos que consumen sus 11,2 millones de habitantes, diplomáticos y analistas opinan que el impacto de los huracanes en la ya escasa producción agropecuaria suma al país en una crisis delicada en momentos de altos precios en los mercados internacionales.



El Ministerio de Agricultura aseguró que hay más de 110.000 hectáreas de cultivos afectadas, en un país que ya tiene la mitad de sus tierras ociosas, según las autoridades.



Un diplomático europeo calculó que se ha perdido el 60 por ciento de las cosechas y otros comentaron a Efe que el Gobierno ya tenía problemas para pagar la importación de víveres, que iba a costar este año 2.000 millones de dólares antes del desastre.



El ex presidente Fidel Castro, convaleciente desde 2006 de una enfermedad que le llevó a ceder la jefatura del Estado a su hermano menor Raúl, escribió que posiblemente "después del demoledor impacto de dos huracanes, el país tenga que importar sólo de Estados Unidos una cifra mucho mayor".



Además, el único país comunista de América, con viejos problemas de crédito y bloqueado comercialmente por Estados Unidos, debe afrontar la destrucción o deterioro de medio millón de viviendas y buena parte de sus infraestructuras e industrias.



Los datos oficiales de pérdidas incluyen 5.300 toneladas de alimentos almacenados, un millón de pollos y 110.000 cerdos, 12.000 toneladas de carne porcina, 2.548 instalaciones pecuarias, casi dos millones de litros de leche dañados y alrededor de tres millones de litros que no pudieron producirse.



El viceministro de Agricultura, Alcides López, dijo que los próximos seis meses serán decisivos para garantizar la alimentación del pueblo, pues habrá "carencias" de hortalizas, frutas y cárnicos.



La ministra del ramo, Carmen Pérez, advirtió de que la alimentación de los cubanos en los próximos meses depende de que se intensifiquen los cultivos de ciclo corto.



En los "agromercados" de La Habana que siguen abiertos -comercios que funcionan excepcionalmente por la ley de la oferta y la demanda- las estanterías tienen poco y muestran precios hasta tres veces superiores a los de hace una semana.



En esos mercados se cobra en pesos cubanos, la moneda que usa el Estado para pagar a la población y que se cambia oficialmente a 24 por dólar, en un país en el que el salario mensual promedio es de 408 pesos (17 dólares).



Las cebollas pasaron de entre 5 y 10 pesos cubanos a 17 o 18, la cabeza de ajo de 4 a 8, el aguacate de 10 a 15, el pimiento de 2 a 5, y así todo.



Varios clientes se quejaron de que los proveedores "son unos abusadores" y "se están aprovechando" de los huracanes para subir los precios, como denuncian incluso medios informativos oficiales.



Algunos vendedores citan la posibilidad de que el gobierno establezca "precios topados" (máximos) para evitar alzas incontroladas.



En opinión de un vendedor consultado por Efe, eso podría causar que muchos campesinos dejen de llevar a las ciudades sus mercancías.



El Gobierno advierte de que no tolerará los amagos de "especulación y enriquecimiento ilícito", pero diplomáticos y analistas coinciden en que parece superado por la magnitud del desastre.



El viceministro López anunció que se estudian "medidas adicionales" para lograr una "comercialización justa y equitativa de los productos agropecuarios destinados a la población".



Un transportista señaló que con la enorme subida del precio de los combustibles que dictó el gobierno, el traslado de las mercancías hacia la capital ahora es muy caro.



El 8 de septiembre, cuando el huracán "Ike" arrasaba el centro de la isla y avanzaba hacia La Habana, el Gobierno aumentó los precios de los combustibles, en algún caso hasta el 87 por ciento.



El transportista explicó que antes la gasolina que echaba al tanque de su camión le costaba 15 pesos convertibles (algo más de 16 dólares) y ahora 20.





EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV