Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:00

La OPS cree que el terremoto en Haití dejó entre 50.000 y 100.000 muertos

por 15 enero 2010

La OPS cree que el terremoto en Haití dejó entre 50.000 y 100.000 muertos
Una de las amenazas más graves para quienes sobrevivieron al fuerte sismo de 7.3 grados en la escala de Richter registrado el martes pasado, proviene de las enfermedades infecciosas gastrointestinales.

El subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jon Andrus, afirmó este viernes que "diversas fuentes calculan que hay entre 50.000 y 100.000" muertos a causa del terremoto en Haití, pero precisó que no dejan de ser "suposiciones".

Andrus señaló en una rueda de prensa en Washington que una de las amenazas más graves para la salud de los sobrevivientes del terremoto del pasado martes proviene de las enfermedades infecciosas gastrointestinales.

El directivo de la OPS pidió cautela a la hora de cuantificar las víctimas de la tragedia que vive Haití y destacó que por ahora esas cifras de 50.000 a 100.000 muertos corresponde a "suposiciones muy variadas".

"Quiero dejar bien claro que no lo sabemos. No tenemos la información. Deberíamos reconocer qué es lo que sabemos y qué lo que no sabemos, y en este caso, no sabemos", indicó.

Representantes de la Cruz Roja haitiana habían señalado ayer que entre 40.000 y 50.000 personas pueden haber perdido la vida a consecuencia del terremoto de 7 grados Richter que devastó la capital haitiana, Puerto Príncipe, y que hay tres millones de damnificados, incluyendo heridos y personas sin hogar.

Al hablar de las principales amenazas que acechan a los supervivientes, Andrus destacó las enfermedades infecciosas gastrointestinales.

"Los brotes de diarrea son un gran problema y por ello es que el agua potable tiene tanta prioridad", agregó.

El subdirector de la OPS explicó que el hecho de que en las calles y bajo los edificios derrumbados haya miles de cadáveres que empiezan a pudrirse no es una de las amenazas más graves para la salud pública.

"Los cadáveres, por sí mismos, no son un peligro significativo para un brote de epidemia", dijo Andrus. "Tenemos tiempo para manejarlos con respeto, de manera que las familias puedan saber qué ocurre con sus seres queridos".

"Está el aspecto de respeto por los difuntos, aspectos culturales que requieren que nos aseguremos del mantenimiento de los cadáveres", agregó.

"La idea de que deben ser recogidos de inmediato y sepultados en fosas colectivas para evitar epidemias, no se sustenta en la experiencia recogida en catástrofes de este tipo", indicó.

Ayer se supo, por información suministrada por el presidente René Preval, que se habían enterrado 7.000 cadáveres "en las últimas horas".

Andrus dijo que mucho peor que los cadáveres es la amenaza de diarreas, enfermedades respiratorias y enfermedades virales.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes