Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:10

Disidente fue sepultado en medio de gran operativo de seguridad

El silencio de los medios cubanos frente a la muerte de Orlando Zapata

por 25 febrero 2010

El silencio de los medios cubanos frente a la muerte de Orlando Zapata
El caso del albañil, que fue detenido en 2003 y que falleció el martes luego de mantener una huelga de hambre de 85 días, ha sido tratado con absoluta reserva por parte del régimen que encabeza Raúl Castro. De hecho su pueblo natal Banes, donde se realizó el sepelio, fue "tomado" por numerosos agentes que se preocuparon que la ceremonia fúnebre se efectuara en la más absoluta reserva.

El cadáver del preso político Orlando Zapata Tamayo fue sepultado este jueves  en el este de Cuba en medio de un gran despliegue de seguridad, mientras los medios informativos de la isla, todos oficiales, sigue sin mencionar el caso y ocultan incluso lo que dijo al respecto el presidente Raúl Castro.

Fuentes de la oposición relataron  que el entierro ocurrió al amanecer en Banes, pueblo natal de Zapata, "bajo un verdadero estado de sitio" que rige allí desde que el martes, cuando el disidente murió en un hospital de La Habana.

El preso político falleció al cabo de una huelga de hambre de 85 días para exigir un trato digno de "prisionero de conciencia", estatus que le reconocía Amnistía Internacional (AI).

No se conocen mayores detalles de lo ocurrido tras el sepelio en ese pueblo de la provincia oriental de Holguín, a casi mil kilómetros al este de La Habana.

Según el portavoz de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, Banes y los alrededores están "ocupados" por numerosos policías y agentes de la seguridad del Estado.

"Era como un pueblo tomado por el Ejército japonés en Filipinas", con todas las entradas de Banes y los lugares públicos muy controlados, apuntó.

Fuentes opositoras vienen denunciado desde el miércoles las fuertes medidas de seguridad en Banes y otras poblaciones del oriente de la isla, y particularmente alrededor de la casa de Zapata, albañil de 37 años apresado en 2003.

Según la CCDHRN, al menos 50 disidentes fueron detenidos en los últimos días o forzados a quedarse en sus casas para evitar su asistencia al velatorio y entierro.

La oposición y la familia acusan de "asesinato" al gobierno que preside el general Raúl Castro y de haber retenido hasta después del mediodía del miércoles el cadáver de Zapata y de exigir a la madre, Reina Tamayo, que lo sepultara ese mismo día.

Según Sánchez, la familia se sintió insultada, pidió la oportunidad de velar el cadáver y entonces, tras consultar a La Habana, los agentes de seguridad aceptaron finalmente atrasar el entierro, primero solo unas pocas horas y finalmente hasta las siete de la mañana de hoy.

Para los medios Zapata no existe

Entre tanto, la prensa oficial cubana sigue sin informar de la muerte de Zapata y obvia incluso la declaración que hizo al respecto el general Castro cuando estaba el miércoles con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Castro afirmó que lamentaba el fallecimiento de Zapata, pero la atribuyó a la confrontación de medio siglo con Estados Unidos y dijo que en Cuba no se tortura, salvo en la base naval y prisión estadounidense de Guantánamo, en respuestas a las denuncias que hizo la madre del fallecido.

"No hubo torturados, no hubo ejecución. Eso sucede en la base naval de Guantánamo", dijo el mandatario cubano.

No han publicado nada al respecto ni los dos diarios cubanos de circulación nacional, Granma y Juventud Rebelde, portavoces del gobernante Partido Comunista y de su rama juvenil, ni otros medios informativos estatales.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, en cambio, envió a los corresponsales extranjeros acreditados en La Habana un comunicado con las palabras del jefe de Estado.

Ambos tabloides dedicaron este jueves sus portadas y páginas interiores a las entrevistas de Lula con el general Castro y su hermano mayor y antecesor, Fidel, primer secretario del Partido Comunista, con profusión de fotos y títulos como "fraternal encuentro" y "fructífero intercambio".

Lula también lamentó "profundamente" la muerte de Tamayo, en términos genéricos y en declaraciones al paso a periodistas del séquito que lo acompaña en su gira por México, Cuba, Haití y El Salvador.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes